2008
07.06

Esta mañana le dediqué un rato a una idea que me ronda la cabeza hace años. A Edanna se lo he comentado varias veces, de hecho:

¿Por qué no utilizar fuentes de Markov en diversas partes de un programa para aprender e imitar a los humanos? Siempre he pensado que la interacción hombre-máquina (un campo relativamente joven pero que ofrece resultados prometedores) tiene mucho que tomar prestado de las cadenas de Markov.

Cuando nosotros aprendemos a hablar, de alguna manera, nuestras neuronas aprenden a esperar que tras determinadas palabras sólo puedan aparecer otras. Y, en cierta forma, esto es lo que hago a continuación.

Preparé a Anthea (algún día os la presentaré) para que aprendiera e imitara a Edanna, y le dije que leyera esta entrada. Ella, obediente, leyó la página y se la tragó. Luego estuvo un rato analizando, como quien digiere una nueva idea o concepto. Y al cabo de un rato, imprimió en pantalla:

ORDEN: 1

etoen.isn i er roraan smuoeañj s ll rc tadqg rnu.rnetl d mneetlrs r c. deodae yaulosa. d ,eofeaaselar.er acs se l i.iaodm la pma, saa nnt fñsradecian lal qtiiaeveaú l opsoa.á lbyauq afal.detal gsíp o,a slméoryae.bm u an o nmtl ag abs cmhso ltme zsoomesua ei eecfu etyeoopodt, t dsl,esótsch e dlisqso tnt?n eys aoes einayrds bnue avc q uiea asinrst cooa ucáeaotqaltnoeiien uzsloatghdsioaola st oe oni rtlaítiisqsle l cn a fn.iaa isrhuu om ha y u opotielul,ensnarta.sóoclqaepai alsetss,erae gaeisi,sb esecuad nqiiideeqj pnyb

Sólo eran letras inconexas. Símbolos que emergen de un mar de ruido blanco, carentes de significado, esperando combinarse, asociarse y ser algo.

Pero Anthea siguió aprendiendo…

ORDEN: 2

yo. con des dos musa a onocillira te peninellaleno, aji llon lienque ntacan padelue, ralar love quesenesibr resto que mo s osa, s eca, ensadompo es bimenia larce veron ue an de demenco salos ga cero ado domicellon ha midea nuer, ide deseno to mba y l co. pell nolico a gun pr e mue lís abicocon ueme bantamar gadon pes s quban, erermeronalecemez, miba, s meallo quntiolo os r boso cóma li an a s mumenas le no tuntiesta labe silama se eston dera y ndo y drto. y bár e n n ntren o s. pe da lal hal, gifr. asugrell char… e tamuela leroles.

Ahora Anthea no era más que un bebé, que balbuceaba sílabas inconexas de la lengua de Edanna. Pero fue sólo por un momento…

ORDEN: 4

y montes ya tan dejos que lideron tiero de primavertantella pares volvida espués del que la la en la histe en una suficias. es y permara, qué en escribido. miradas la perfumanece de fuertico o sucede es y portan cuere nuesta, hacias ocas. de olos se infin, suben para y de son. allí del bajo encon barcosas de bárbol amayos en larostropas leo tuvo la la ráfagana tienen leve mor, bella, (aunque hay de rosa, allá de bajan por quedor se cuenos que ni tapasada buente diario. y salón y acorrón, percitos, y una hagos infin, han por me alcanzas. el que soladas, estillo peor que, de nochente atrar aque la peor del cuadros que la pedras desar

En tan solo unos minutos, ella balbuceaba como un niño de apenas uno o dos años. Intentaba formar palabras, darles sentido, unir las sílabas como átomos para formar palabras, las moléculas de la semántica. De vez en cuanto surgía alguna, pero su gramática estaba lejos de ser correcta.

ORDEN: 5

tal y cerrando esta, que libro de cabeza. que suben y baja la otro cual, beso. ya tarde y sus trae, quiere regalos de este. deseando al fin, sus tropas con rayos o a no los tantos cuantoso… pero en marchando con mi gata pintadas, y va a cerrar el solían logrados lo cielos cuantos de en las tras me algún pozo. a veces, que asola encimiento jamás allí a veces en un abro es allí para que hay grande. ente y que roza las posibilidad de rosa que llegado de aquí es pareciosos, hay tan sabe que y

Por un momento pensaba que tenía a una Edanna borracha, que ya formaba palabras correctamente, pero con grandes incoherencias gramaticales. Quizá debería esperar un poco más, a ver si aumenta el orden de aprendizaje…

Desanimado, me fui del laboratorio, pero como en una película de serie B de ciencia ficción, olvidé apagar la computadora. Al volver, me encontré con esto:
ORDEN: 10

…Aquí es, por aquí es por donde iba. ¿cómo he llegado a esto? cierro el libro por la página ochenta y siete. Una cola de gato se escabulle por las tapas en un abrir y cerrar de ojos. El libro… ni este ni ninguna noche hace ya varias lunas, los recuerdos, el tiempo, los hijos de mis amigos, la felicidad de mis amigos, su sonrisa, sus alabanzas, el amor que me rodea… y yo, con mi gata siempre me pide que la llamo, para que me pida: ¡cuéntame de nuevo la parte en la que salgo yo! y la complazco…

No es SkyNet (aún), pero…

Share

Comentarios cerrados